notes2 copy.gif (2951 bytes)

Dr.Julio Alejandro Murra Saca
Médico Gastroenterólogo,
Tel : (503) 2226-3131, (503) 2225-3087, Celular (503) 7887-2507
Email:
Edificio Centro Scan, Colonia Médica, San Salvador, El Salvador.

monitor.gif (33541 bytes)

Notas sobre Gastroenterología Cibernética

 
 
 
 
 
 
 

La Cirrosis -No es exclusiva del alcohol-

Mucho se ha relacionado la enfermedad conocida como cirrosis con el consumo de bebidas alcohólicas.
No en balde, el alcoholismo es una de las principales causas de esta enfermedad, pero no la única.

Hay otras causas que inciden en este padecimiento, cuya consecuencia irreversible es una: la muerte.

Aunque la cirrosis es una enfermedad incurable, puede ser perfectamente prevenible si se toman en cuenta
algunas medidas que pueden reducir los factores de riesgo.
La Cirrosis Hepática representa un estado largo de fibrosis (cicatrización) hepática progresiva, caracterizado por
la distorsión de la arquitectura hepática y la formación de nódulos regenerativos. Generalmente se considera que la
cirrosis es irreversible y en estadios avanzados la única solución es el transplante hepático.
Algunos pacientes cuando se
les descubre su cirrosis están en estado avanzado como una cirrosis descompensada, cual es caracterizada por la
presencia de un dramático y complicado cuadro clínico que amenaza la vida del paciente como son la hemorragia por
várices del esófago, ascitis, peritonitis bacteriana espontánea o encefalopatía hepática.

El hígado, un verdadero Laboratorio

La Cirrosis es una enfermedad que afecta al Hígado, uno de los órganos más grandes de nuestro cuerpo las diferentes funciones
son muy importantes para la vida..

"El hígado es uno de los órganos más nobles que poseemos, casi nunca falla"

El hígado, que ocupa el primer lugar en el organismo en lo referente a cifra, variedad y complejidad de sus funciones, está formado
por células hepáticas, estas unidades biológicas desempeñan múltiples funciones vitales para nuestro cuerpo.En ellas, tienen lugar
las transformaciones químicas que elaboran los constituyentes del organismo a partir de los alimentos, por lo que se convierten
en reservorio metabólico del organismo.Además, es el sitio donde se almacenan el glucógeno, las proteínas, grasas y vitamina, que
son importantísimos para nuestra carga energética. Por otro lado, protege al organismo mediante diversos procesos de
desintoxicación que eliminan agentes que pueden resultar nocivos para el cuerpo.

¿Qué es la cirrosis?

Definir la cirrosis no es algo fácil. "es la degeneración de las células del hígado, las cuales han sufrido daño irreversible
y han sido sustituidas por tejido de cicatrización como consecuencia terminal de enfermedades o alcoholismo de
larga evolución".

Es una enfermedad crónica y progresiva, el tejido hepático de funcionamiento normal es reemplazado lentamente por
tejido cicatrizante, a medida que se pierde el tejido normal del hígado las funciones también se pierden

Esta degeneración puede ser causada por distintos factores, pero el más frecuente es el alcoholismo.


En esta fotografía se aprecia un Hígado con Cirrosis Hépatica Macronodular, el cual se está observando en una cirugía
 
Causas
 
Alcoholismo
El alcohol una vez ingerido sigue varios pasos en nuestro organismo hasta que es eliminado. El alcohol una vez transformado en el
hígado se convierte en sustancias que dan lugar a múltiples efectos tóxicos sobre diversos órganos como el páncreas, músculo,
médula ósea, sistema nervioso y el propio hígado. La lesión más frecuente a nivel del hígado es la conocida como esteatosis hepática,
y las más graves, la hepatitis alcohólica y la cirrosis hepática. De un 10 a un 35% de grandes bebedores desarrollan
hepatitis alcohólica, y entre un 10 a un 20% desarrollan cirrosis.
Hepatitis

Las Hepatitis B, C, D, y E pueden provocar lo que se conoce como hepatitis activa crónica" que, en la muchos casos, se degenera
en cirrosis.

Esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés). En esta enfermedad, se acumula grasa en el hígado que con el
tiempo produce tejido cicatrizal. Este tipo de hepatitis parece estar asociado con la diabetes, la malnutrición por falta
de proteínas
, la obesidad, la enfermedad de las arterias coronarias y el tratamiento con corticoesteroides.

Conductos biliares taponados. Cuando se taponan los conductos que llevan la bilis del hígado, la bilis se acumula y causa daños
al tejido del hígado. En los bebés, los conductos biliares taponados muchas veces se deben a la atresia biliar, una enfermedad en la
que los conductos biliares están ausentes o lesionados. En los adultos, la causa más común es la cirrosis biliar primaria, una
enfermedad en la cual los conductos se inflaman, taponan y llenan de cicatrices. La cirrosis biliar secundaria puede ocurrir después de
una operación de vesícula, si los conductos se cierran o lesionan accidentalmente.

 

"Cuando hay algún error en el metabolismo y se depositan sustancias en el hígado que pueden causar cirrosis" las enfermedades
de Wilson y la Galactosemia
(deficiencia de Galactosa 1 uridiltransferasa) la cual es una enzima esencial para el metabolismo
de la azúcar de la leche la galactosa, al no tener esta enzima, el bebe inicia ha tener depósitos anormales de galactosa en los tejidos y
a presentar cataratas, retraso mental y con el tiempo cirrosis hepática.

La enfermedad de Wilson : enfermedad de deposito de cobre en los tejidos causando depositos de cobre en el hígado y cerebro.

Asimismo, existe otra serie de enfermedades que pueden desembocar en una cirrosis hepática.

 

 

No abuse de los medicamentos

Por otro lado, el médico aseguró que el abuso de algunos fármacos puede causar cirrosis o la ingestión de varias medicinas al
mismo tiempo puede provocar daños severos en el hígado.

"Hay muchos casos de personas que ingieren grandes cantidades de derivados de acetaminofen, Esta medicina que se
usa popularmente para dolores, pero es la demostrarle que el abuso puede causar cirrosis hepática".

En una persona normal, se necesitan cantidades muy grandes de acetaminofén para poder causar algún daño; pero, en
los alcohólicos crónicos basta con una dosis terapéutica para causar un "masivo daño hepático".

Por eso, no es recomendable para las personas que sufren de alcoholismo consumir acetaminofén.

Síntomas y complicaciones

Respecto a las señales que podrían ser signos de cirrosis, hay que aclarar que por largo tiempo (años), esta enfermedad no presenta
algún síntoma claro.

Esto se debe a que su diagnostico es bastante complicado, no se le diagnostica directamente, a menos que se haga una biopsia
hepática que es lo más certero" es muy importante señalar que la cirrosis hepática en sus primeras etapas no se
puede diagnosticar por exámenes de laboratorio ni de imágenes ya estos solo pueden detectar cambios inespecíficos, la
única forma es una biopsia hepática,
debido a que por años pasa en un periodo silencioso y largo la cirrosis cuando el
médico especialista la detecta por lo general ya esta en etapas avanzadas, es cuando ya hay signos específicos, por ejemplo en
una endoscopia de rutina por un chequeo o por adolecer de algún dolor abdominal, detectamos incidentalmente várices
en el esófago de aquí inmediatamente detectamos una cirrosis hepática.

Pero por lo general el paciente presenta síntomas observables hasta que esta en las etapas más avanzadas. Entre las señales más comunes están:

-Ictericia o coloración amarilla, en la esclerotica (parte blanda) del ojo o en todo el cuerpo.. La ictericia se caracteriza por la
coloración amarillenta de la piel debido a la acumulación del pigmento de la bilis que pasa del hígado a los intestinos.

- Inflamación o atrofia del hígado

-Erictema palmar o enrojecimiento de la palma de la mano.

  • Nevos aracniformes o pequeños lunares en forma de araña que se presenta en el pecho.
  • Crecimiento de las glándulas mamarias en hombres.

    Las Várices del Esófago y Estómago se presentan en enfermedades hepáticas crónicas e hipertensión porta, una de
    las complicaciones frecuentes en pacientes con cirrosis hepática, es el desarrollo de las várices las cuales tienden a ocasionar
    una grave hemorragia.
    En la cirrosis el flujo normal de la sangre se disminuye, causando presión en la vena portal. Esto produce un bloqueo en el flujo
    normal de la sangre, lo que ocasiona que el bazo se agrande. La sangre que sale de los intestinos trata de buscar salida a través
    de la formación de nuevos vasos sanguíneos. Algunos de estos vasos sanguíneos se agrandan (várices). Las várices pueden
    formarse en el estómago y en el esófago .Las várices tiene paredes muy frágiles y tienen una presión muy alta. Existe gran riesgo
    de que se rompan y que ocasionen un problema serio de sangrado en la parte superior del estómago o el esófago. Si esto ocurre,
    la vida de la persona corre peligro y hay que tomar acción rápida para detener el sangrado ya que este por lo general tiende
    a ser un sangrado masivo.
    En 30% de los pacientes con hipertensión portal y varices esofágicas ocurre sangrado en alguna oportunidad; de éstos 70%
    puede resangrar y la tercera parte tiene riesgo de morir en el segundo episodio. .

    Actualmente aconsejamos prevenir dicho evento por medio de irradicar dichas várices con ligaduras, un método que por medio
    de la endoscopia armamos un equipo especial el cual se adapta un cilindro de plástico llevando y dependiendo del numero
    de bandas de 6 ó 10 se le aplican a las várices las cuales son estranguladas y de esta forman se necrosan. contamos con
    el equipo y material necesario para efectuar dicho procedimiento con éxito
    Para más detalles descargar el video presionando sobre la imagen endoscópica

    Hemorragia gastrointestinal debido a várices del esófago.
    Esta imagen endoscópica muestra el sitio exacto del sangramiento localizado en la union
    gastroesofágica.
    El diagnostico del sitio exacto del sangrado, la endoscopia es un paso esencial en el diagnóstico y tratamiento de sangramiento
    agudo por várices.
    El sangrado agudo por várices esofágicas requiere evaluación endoscópica y una intervención terapéutica agresiva.
    El sangramiento por várices esofágicas es una emergencia médica compleja con alta incidencia de mortalidad.
    .El manejo de esta condición especial cuidado debe de tenerse en mantener funciones vitales y prevenir complicaciones.

    Ligaduras de Várices del Esófago. Múltiples estudios han demostrado que el método de las ligaduras tiene pocas
    complicaciones.
    Muchos estudios han sido llevados a cabo en los cuales demuestran la eficiencia y seguridad de las ligaduras, dichos trabajos
    han demostrado que las ligaduras son iguales de eficientes comparados a la escleroterapia en controlar el sangrado agudo por
    várices. El re- sangramiento y la mortalidad son menos frecuentes después del uso de las bandas. También el numero de
    procedimientos es menos que el numero de procedimientos con la escleroterapia. Finalmente, las complicaciones menores
    y mayores son menos frecuentes que la escleroterapia. La efectividad de este tratamiento es demostrada en varias series,
    nosotros en estas secuencias observamos dicha efectividad lo cual nos da una seguridad en usar este método terapéutico
    como el de elección en el tratamiento
    de las várices del esófago tanto profiláctica como terapéutica en los casos de sangramientos debido a esta entidad clínica.
    Es vital que al paciente con sangramiento masivo se necesita atención en detalle. Adecuado volumen de líquidos y suplir la
    perdida sanguínea antes y durante la endoscopia También es vital la protección de la vía aérea para evitar la broncoaspiración,
    esto se debe de llevar acabo con entubación endotraqueal.
    Como el 30 % de los pacientes con cirrosis hepática e hipertención porta sangran por rupturas en las várices. la mortalidad
    por el sangramiento inicial puede exceder en 50%, después del primer sangramiento. los paciente no tratados tienen el
    riesgo de re-sangrar tan alto como 60%

    Para más detalles descargar el video presionando sobre la imagen endoscópica.
    Imagen endoscópica en la cual se observan dos várices del esofago las cuales han sido ligadas.
    . Ver más ejemplos de esta clase de tratamiento y su evolución. Mayores detalles descargar el video presionando sobre la imagen.

    • Ascitis ó Agua en el abdomen.
    Es la acumulación de líquidos dentro de la cavidad peritoneal.
    Es una de las más comunes complicaciones de la cirrosis. Cerca de 60 por ciento de todos los pacientes con cirrosis compensada desarrollan ascitis en diez años. La supervivencia a dos años de pacientes con ascitis es aproximadamente del 50%.
    Según disminuye la función hepática, menos proteína es producida por el órgano. Por ejemplo, se produce menos albúmina, lo que
    resulta en acumulación de agua en las piernas (edema) o en el abdomen (ascitis).

  • Edemas o retención de líquidos en los pies y cintura
  • Se observa una persona con abdomen lleno de líquido ascítico debido a una insuficiencia del higado (cirrosis) en sintetisar
    proteinas, al ser deficientes las proteinas en el cuerpo, no es posible tener una presión oncótica en el torrente circulatorio
    y por lo tanto hay extravación de líquido al tercer espacio..
    Otra imagen de persona con severa ascitis, cirrosis avanzada.
    La presencia de ascitis en el paciente cirrótico es indicativa de insuficiencia hepática significativa. Su causa
    es multifactorial.
     
    Encefalopatía. El hígado de las personas con cirrosis presenta dificultad para remover las toxinas, las cuales se acumulan
    en la sangre. Estas toxinas pueden ocasionar confusión mental, y degenerar en cambios de personalidad y hasta coma.
    Los primeros signos de acumulación de toxinas en el cerebro pueden incluir descuido en la apariencia personal, dificultad para
    concentrarse, cambios en los hábitos de sueño, pérdida de memoria e insensibilidad.
    Lentitud para metabolizar medicamentos/fármacos. Usualmente los medicamentos/fármacos son metabolizados/filtrados por
    el hígado. En la cirrosis este proceso se vuelve más lento. Los medicamentos/fármacos se acumulan en el cuerpo por causa
    de la inhabilidad del hígado de metabolizar los mismos con la debida rapidez. Con frecuencia, las personas con cirrosis son muy
    sensitivas a los medicamentos y sus efectos secundarios.
    Peritonitis bacteriana espontánea. Es una complicación que hace su aparición en pacientes cirróticos con enfermedad avanzada,
    cuando hay presencia de ascitis. En general la cirrosis puede ser considerada como un estado de inmunocompromiso, en el cual los
    enfermos se tornan más sensibles a las infecciones, sobre todo las de tipo bacteriano por gérmenes Gram negativos que provienen
    del tacto digestivo. Las bacteremias son frecuentes a causa de la pérdida de integridad de la mucosa intestinal, las deficiencias en el
    sistema del complemento y la disfunción del sistema reticuloendotelial. Debido a la alta mortalidad de esta complicación, hasta 30%
    de los casos, requiere el inicio inmediatode tratamiento antibiótico, previa toma de las muestras para cultivo.
     

Además, la presencia de várices en el esófago, gástricas, gastritis o úlceras – que podrían ocasionar sangramiento, y
que únicamente se pueden observar a través de una Endoscopia, pueden ser signos de que hay cirrosis.

"Pero todos estos síntomas pueden variar de persona a persona".

Por otro lado, están las complicaciones que pueden presentarse en un enfermo cirrotico.

"Entre las más graves tenemos El sangramiento del aparato Digestivo por várices esofágicas o úlceras, las infecciones en cualquier
parte del cuerpo, pero principalmente en las vías urinarias o el estomago" .

Asimismo puede presentarse una encefalopatía hepática que paraliza el cerebro del paciente, quien entra en coma hepático.

Finalmente, el cáncer del hígado o hepatoma pueden complicar considerablemente la cirrosis.

Recomendaciones.

La principal recomendación para prevenir la cirrosis es evitar el consumo de bebidas alcohólicas y si lo hace, no exceder las
cantidades, Es recomendable para estas personas, que al momento de beber estén consumiendo alimentos para evitar un mayor daño.

También, hay que evitar la ingestión excesiva de medicamentos, especialmente que contengan acetaminofén y, con mayor énfasis, en
las personas alcohólicas.

En igual forma, las personas que han padecido enfermedades del hígado deben eliminar el uso de anticonceptivos.

La Vacunación contra la Hepatitis B es recomendable en personas de riesgo como los que trabajan en instituciones hospitalarias

Hay que tomar conciencia que la cirrosis es una enfermedad incurable el paciente puede mantenerse por años dependiendo del estado
de avance "La mejor cura es la prevención"

 
 
 
Centro de Tomografia Axial Computarizada de El Salvador
 
Hospital Centro de Emergencias,  El Salvador.